Policía del condado de Summit: los policías locales no están participando en la aplicación de la ley de inmigración. | SummitDaily.com

Policía del condado de Summit: los policías locales no están participando en la aplicación de la ley de inmigración.

U.S. Immigration and Customs Enforcement.

Editor’s note: the English version of this article can be found here.

Los rumores han estado circulando alrededor de la comunidad de inmigrantes del condado de Summit, particularmente desde la semana pasada, cuando el gobierno de Trump anunció una amplio rango en las prioridades de aplicación de la ley de inmigración y señaló un rol más extenso para las agencias policiales locales.

La policía y funcionarios del condado dijeron que han estado recibiendo informes de personas comprando comestibles durante la noche por temor a ser arrestados por agentes de inmigración, e incluso se ha hablado de que la gente está siendo acorralada e interrogada.

Pero el mensaje de la policía local es claro: no ha habido redadas en el condado de Summit, y ni la policía local estaría involucrada en la aplicación de la ley federal de inmigración en el corto plazo.

“Esencialmente, la postura que hemos tomado es que continuaremos como siempre”, dijo el jefe de policía de Breckenridge, Dennis McLaughlin. “No tenemos planes de involucrarnos con la aplicación de la ley de inmigración”.

El alguacil del condado de Summit, Jaime FitzSimons, dijo que un funcionario del ICE desacreditó los reportes de una redada de inmigración en Durango y dijo que no ha habido ninguna redada mayor recientemente en la ladera occidental de Colorado.

Recommended Stories For You

“Establecí contacto con el ICE y me dijeron que nada ha cambiado hasta ahora”, dijo FitzSimons. “Van tras criminales, personas con registros de deportación, personas que son peligrosas para la comunidad”.

Un portavoz del ICE dijo en un correo electrónico que no podía comentar sobre rumores de operaciones policiales en Colorado, pero escribió: “Todos los días, como parte de las operaciones de rutina, los oficiales del ICE abordan y arrestan a extranjeros criminales y a otras personas que están en volación de las leyes de inmigración de nuestro país. “.

Parte de la revisión de la política -descrita en memorandos del Departamento de Seguridad Nacional pero aún no finalizado- ampliaría significativamente el número de personas que son prioritarias para deportación.

FitzSimons dijo que su departamento no atiende todos las órdenes de arresto del ICE, los cuales son solicitudes para que la policía local mantenga a las personas en la cárcel por más tiempo cuando se sospecha que están en el país ilegalmente.

Un juez típicamente no ficha estas detenciones, y ellos no son retenidos en la corte. El ICE envió sólo un detenido a la cárcel del condado de Summit el año pasado, comparado a un máximo de 39 en 2010, según datos de ICE.

FitzSimons dijo que la información sobre el estatus legal de un preso se envía automáticamente a varias bases de datos de justicia penal durante el proceso de toma de huellas dactilares y registro.

Las nuevas órdenes de Trump traerían de vuelta el programa Comunidades Seguras, la cual escanea esas bases de datos para encontrar blancos de deportación. Esa política de la era de Obama fue archivada después de encontrar resistencia por parte de algunas ciudades que se enfrentaron con casos de inmigrantes que fueron deportados después de arrestos por violaciones menores.

“Si tenemos un sospechoso con cargos criminales que está programado para ser liberado y tiene una orden de detención del ICE, notificaremos al ICE la fecha y hora de liberación como cortesía”, dijo FitzSimons. "Pero ellos nunca llegan aquí".

FitzSimons dijo que su oficina tiene una buena relación de trabajo con los funcionarios de inmigración, pero recoger a los detenidos después de que son liberados de la cárcel no parece ser una prioridad para ellos.

Dado que la policía local no tiene la autoridad o jurisdicción para detener a los inmigrantes indocumentados a menos que cometan un crimen, sólo un agente del ICE podría arrestarlos después de que sean liberados de la cárcel por cualquier delito cometido. (Estar en el país sin documentación es un delito civil más que penal).

Otro aspecto del cambio de la política procuraría modificar eso revitalizando un programa llamado 287 (g), que entrena y emplea a policías locales para participar en la aplicación de la ley de inmigración.

Las fuerzas policiales del Condado de Summit no están demasiado interesadas en participar, dijeron los jefes, citando a fuerzas pequeñas que no pueden permitirse que los oficiales pasen semanas recibiendo capacitación del ICE o participen en redadas.

“En el departamento de policía de Silverthorne tenemos unos 15 policías”, dijo el jefe de policía John Minor. “No somos la policía de inmigración porque en primer lugar, no somos agentes federales y en segundo, porque simplemente no tenemos el tiempo”.

Eso no significa que Silverthorne sea una “ciudad santuario”, dijo Minor: si una persona tiene una orden federal firmada por un juez, su departamento lo hará cumplir, pero no las órdenes de detención del ICE que se han declarado inaplicables bajo la constitución estatal.

Minor, McLaughlin y FitzSimons dijeron que la aplicación de la ley de inmigración no era actualmente una prioridad en sus departamentos, pero advirtió que más acción federal podría cambiar eso.

“Sólo tenemos que concentrarnos en lo que está sucediendo, y cualquier cosa puede suceder con una orden ejecutiva”, dijo FitzSimons. En este momento, las autoridades locales del condado de Summit no están trabajando con el ICE “.

Minor dijo que mientras sus agentes ocasionalmente participaban en operaciones de redadas con el ICE cuando él servía como sheriff, aquellos específicamente tenían como blanco a pandilleros conocidos y violentos.

Esas redadas no han ocurrido en años, dijo Minor.

Tanto él como McLaughlin indicaron que buscar la aplicación de la ley de inmigración en el nivel local podría ser perjudicial para sus esfuerzos de policía comunitaria, haciendo que los residentes indocumentados desconfiaran de reportar los crímenes o cooperar con la policía.

"Muchas de estas personas están siendo victimizadas," dijo Minor. "Así que mucho de lo que hacemos es enfocarnos en construir confianza, para que cuando sean víctimas de crímenes, no tengan miedo de venir con nosostros."

Go back to article